Debajo no llevo nada

Publicada en

Esta foto es de 2012. Cuando era un feliz joven de 22 años, estudiante, inocente y virgen.

Han pasado 5 años. 5 años, 5. En 5 años una persona normal puede crecer y madurar. Creo que podría hacerlo hasta yo.

Lógicamente no soy el mismo jovencito que el de la foto. Ahora tengo barba. Es la única diferencia. Ahora me crece muy rápido. Y la barba también.

En el momento en el que me hicieron la foto yo estaba muy convencido de que sería un ingeniero de provecho, un ejemplo de excelencia aeronáutica. En definitiva, un hombre de bien. 5 años después, me conformo con ser hombre. Bueno, me basta con parecerlo.

El Edu de la foto era estudiante. El Edu que escribe esto, también. El de antes estudiaba aeronáutica y el de ahora Arte Dramático. Puedo afirmar que hacer aeronáutica e interpretación es casi lo mismo. En las dos tienes momentos en los que quieres desaparecer y morir. Aunque actualmente yo me conformo solo con morir.

Dentro de 5 años espero seguir siendo estudiante y seguir teniendo pelo. O pelazo, mejor.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.