Debajo no llevo nada

Publicada en Deja un comentario

Esta foto es de 2012. Cuando era un feliz joven de 22 años, estudiante, inocente y virgen.

Han pasado 5 años. 5 años, 5. En 5 años una persona normal puede crecer y madurar. Creo que podría hacerlo hasta yo.

Lógicamente no soy el mismo jovencito que el de la foto. Ahora tengo barba. Es la única diferencia. Ahora me crece muy rápido. Y la barba también.

En el momento en el que me hicieron la foto yo estaba muy convencido de que sería un ingeniero de provecho, un ejemplo de excelencia aeronáutica. En definitiva, un hombre de bien. 5 años después, me conformo con ser hombre. Bueno, me basta con parecerlo.

El Edu de la foto era estudiante. El Edu que escribe esto, también. El de antes estudiaba aeronáutica y el de ahora Arte Dramático. Puedo afirmar que hacer aeronáutica e interpretación es casi lo mismo. En las dos tienes momentos en los que quieres desaparecer y morir. Aunque actualmente yo me conformo solo con morir.

Dentro de 5 años espero seguir siendo estudiante y seguir teniendo pelo. O pelazo, mejor.

 

La Entrevista – Jaime y Edu

Publicada en Deja un comentario

Estos son Jaime Bartolomé y Eduardo Martínez de Irujo.

Jaime y Edu se conocen y se gustan.

Jaime podría ser el padre de Edu.

Se inventan un formato de impro y lo presentan en un concurso de comedia.

El público decide que Jaime y Edu pasan a la final.

Jaime y Edu estarán el Domingo 30 a las 19.00 en la Sala RockNRolla. Calle Costanilla de los Desamparados, 4 (Antón Martín)

Toma, llámame.

Publicada en Deja un comentario

 

Mi primera tarjeta de presentación. Me servirá para poder comunicar sin palabras: “Holi. Me llamo Edu y soy gracioso. Llámeme”

Nunca me imaginé con algo tan awesome entre mis manos. Me siento profesional. Solo me falta ser bueno haciendo monólogos.

¿Me servirán para ligar? ¿Será esto más efectivo que Tinder? ¿Las cogeré entre el dedo índice y corazón para entregarlas de una forma so amazing? El giro ese de muñeca. Corto, veloz, very cool.

Por cierto, no perdáis de vista esa mano tan varonil que sujeta la tarjeta. Si me pongo puedo ser muy masculino.

Muchas gracias Julia y Jaime, aunque probablemente no leáis esto.

Yo mismo con mi mecanismo

Publicada en Deja un comentario

Podría hacer una reflexión profunda, una gran argumentación psico-filosófica sobre mi forma de actuar ante la vida, basada en la tontería, en la chorrada continua. 

El no tomarme nada en serio podría venderlo como una decisión propia para ser feliz. Como si hubiera elegido este punto de vista adulto y maduro ante las vicisitudes de la existencia.

Pero no, realmente esconde miedo.

Miedo a los feelings.

Eduarda.

Tengo un blog, ergo existo.

Publicada en 2 comentarios

Tengo un blog. También tengo la sensación de que esto no lo va a leer nadie, ergo puedo escribir lo que me dé la gana sin pudor. Puedo abrirme, sincerarme. Reconocer públicamente mis cositas, como que a veces vibro la pierna queriendo pa confundir al móvil.

Dudo que lo que diga pueda ser interesante para alguien. Pero para mí sí lo es, mucho. A veces me sorprendo a mí mismo con lo fascinante que soy. Me fascino demasiado. Mi fascinatez me abruma. Creo que soy un poco onanista. Onanista limpio.

Había pensado en usar este blog para tratar de ser una mijita profundo: hablar de mis emossiones, mis inquietudes, mis miedos etc. Pero ponerme intensito no es lo mío, prefiero la tontería.

-Perdone, ¿tiene menú de vegano?
-Sí
-¿Y de inviegno
?

 

Lo de Saber y Ganar no iba en bromi

Publicada en 3 comentarios

 

Cuando anuncié que iba a ir a Saber y Ganar, nadie me creía “¿pero eso no es un programa de listos?”, “¿Tú a Saber y Ganar? Irás de público, ¿no?”

Nadie daba un duro por mí, todos me decían que me eliminarían en el primer programa. Y efectivamente tenían razón. “¿Al menos te llevarías dinero, no?” Sí, 10€. No me llega ni para el bonometro. Hoy justo he recibido un mail de EVO Banco notificándome el ingreso. En el asunto ponía “xD”

Al acabar el programa me preguntaron: “Bueno Eduardo, ¿qué vas a hacer con el dinero?”

Sólo gané 10€, vale, pero me pagaron el viaje a Barcelona y eso no me lo quita nadie. Con lo que me gusta a mi Cataluña. Nada más bajarme del AVE me vine arriba y comencé a lanzar soflamas independentistas, pero no vi esteladas ni peña quemando fotos del rey. Esperaba una Cataluña más exciting.

Yo ya me olía la tostada. Me conozco muy bien, tanto mi cuerpo como mis capacidades intelectuales. Sabía que no aguantaría mucho. Al menos no di vergüenza ajena. Creo. Igual un poco sí, pero vamos, la tónica habitual en mi vida.

Tuve que enfrentarme a preguntas muy difíciles como: “¿A qué te dedicas, Eduardo?” 

Al menos he conocido y tocado a Jordi Hurtado. Pude comprobar que tiene piernas (se las toqué) y que es capaz de andar. Y también que cuando no hay cámaras es una persona normal que habla normal. Casi como yo. He de admitir que desde que lo conocí me siento mejor persona. Es lo más cerca que he estado de Dios. Solo le reprocharía que me presentara como “Eduardo Ruiz Fernández” en televisión. Ya me ha fastidiado lo de Martínez de Irujo.

Habré sido probablemente uno de los peores concursantes en la historia del programa, pero he ido. Eso ya es un hito para mí. Llevo viendo Saber y Ganar desde chiquitito, estar allí y vivirlo en primera línea era una de las cosas que tenía que tachar en mi lista de “Cosas que hacer en la vida”. A lo tonto llevo ya varias importantes tachadas como ver a Iron Maiden en directo o actuar en El Club de la Comedia. Solo necesito dos chicas con ganas de pasárselo bien y podré tachar la última cosita.

El 7 de Febrero emiten el programa. Yo no sé si lo veré. No sé si quiero volver a pasar horas llorando en la ducha abrazado a mis rodillas.