Blog: El humor en la comunicación en público

¿Quieres que tu charla sea amena y entretenida? Usa estos consejos

Entretener a tu audiencia mientras le transmites tu mensaje es fácil si sabes cómo. No necesitas tener un don especial. Es cuestión de técnica. Hay herramientas que podemos aplicar de forma consciente. Aquí van algunas:

  • Sé honesto. No trates de dar una imagen que no es acorde con tu personalidad. Si eres tímido, eres tímido. No trates de ser extrovertido. Si tienes un acento particular, no intentes cambiarlo. Habla como tú eres. Tal cual.
  • Conviértete en el objeto de tus bromas. Estamos condicionados a guardar las apariencias. Baja la guardia y revela que también eres humano. Si te equivocas, no disimules. Admítelo abiertamente.
  • Emplea ejemplos ilustrativos.
  • Cuenta anécdotas. Habla de ti mismo. Habla de alguien que conoces.
  • Evita un tono monocorde. Haz inflexiones de voz. Si parafraseas a alguien, cambia un poco el tono. Si introduces diálogos, emplea el estilo directo.
  • Haz un uso inteligente de los silencios.
  • Acompaña tus palabras con el cuerpo.

Y sobre todo, lo más importante. ¡¡ESCUCHA A TU AUDIENCIA!! Vale, no hablan, están sentados escuchándote, pero les puedes escuchar. ¿Cómo? Pues igual que cuando hablas con tus amigos y le das la chapa contándoles los dramas con tu pareja. Estás todo el rato comprobando si te están escuchando, si te están entendiendo bien. Pues lo mismo cuando hables en público: mira a tu audiencia, comprueba continuamente si tu mensaje está llegando, interésate por ellos. ¡Hazles sentir importantes!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.